GESTIÓN EMOCIONAL: DEPRESIÓN VS. ÁNIMO (4/9)

4º FRENO: LA DEPRESIÓN

Con frecuencia encontramos a personas que manifiestan sentimientos de desesperanza u otros síntomas depresivos (falta de aseo, falta de voluntad, trastornos del sueño, de alimentación, episodios de llanto incontrolado, visión negativa de su pasado, presente y futuro, etc.).

En estos casos, lo más recomendable es acudir a un especialista de salud mental si se producen estos episodios con demasiada frecuencia. Probablemente esta persona no esté en condiciones de trabajar, y con cada “fracaso”, disminuyen sus probabilidades de éxito y con ello se perjudica cada vez más a sí mismo.

En realidad, la gravedad de los síntomas originados por la tristeza son una cuestión de grado. En principio, no hay por qué darle mayor importancia a los síntomas de una depresión que a los de una gripe, no son más peligrosos en sí mismos, son distintos. Si tuviera gripe tendría mucosidad, dolor de articulaciones, fiebre, tos, etc. Si tengo depresión tengo tristeza, apatía, falta de ilusión y confianza. Son síntomas igual. “Yo no soy un depresivo, tengo una depresión, por eso, porque la tengo y no porque soy, puedo dejar de tenerla”.
A la vez que un constipado puede complicarse y derivar en un problema grave de neumonía. Una depresión puede complicarse y derivar en impulsos suicidas. Un especialista es el que debe prevenir y poner límites al avance de la enfermedad.

EMOCIÓN PALANCA: ÁNIMO

Sigue leyendo

GESTIÓN EMOCIONAL: ANSIEDAD VS. ACEPTACIÓN (3/9)

3º FRENO: LA ANSIEDAD

La ansiedad es una reacción defensiva ante situaciones nuevas que nos producen miedo o incertidumbre. La tensión es una respuesta normal, sana y adaptativa ante situaciones realmente peligrosas, ya que estimula todos mis recursos físicos y los pone al 100% al servicio de la consecución de mis objetivos.

La mayor o menor ansiedad ante la misma situación, la produce la interpretación que yo haga de la situación, de los recursos y de la confianza que tenga en mi capacidad para hacerle frente con éxito.

Entre dos personas que se encuentren en la misma situación, tendrá más ansiedad aquella que crea que su problema tiene difícil o ninguna solución. Las creencias, por tanto, juegan un papel muy importante en el éxito o el fracaso de una misión.

sintomas ansiedad

Cuando el nivel de ansiedad es excesivo o se mantiene en el tiempo por causas no objetivas, el efecto es devastador para el ser humano.

Cualquier situación de estrés posee 3 fases claramente diferenciadas: fase de alarma, fase de resistencia y fase de agotamiento. Llegados a éste último punto sobreviene la depresión o la muerte.

Un nivel de ansiedad excesivo me paraliza, me bloquea, va en contra de mis intereses y de mi mismo.

Un mecanismo de defensa habitual ante situaciones de ansiedad es interpretar sus síntomas (mareos, taquicardia, angustia, etc.) como una señal de alarma que me dice que esta situación me supera y que debo de “escapar de ella” lo antes posible.

Escapar, a veces me resuelve el problema y otras me lo agrava. “¿Puedo huir y cambiar mi residencia a otra zona donde no haya peligro de volcanes en erupción?” Probablemente sí, “¿Puedo escapar de trabajar?”, “¿Puedo dejar de relacionarme con otras personas para el resto de mis días?”. La respuesta más probable es NO, hacerlo solo me está ocasionando problemas mayores.
EMOCIÓN PALANCA: ACEPTACIÓN

Para superar la ansiedad propia de la iniciación de una actividad nueva, lo mejor es valorar como normal la ansiedad experimentada y no darle importancia diciéndose cosas positivas como “estoy aprendiendo, poco a poco me iré acostumbrando a esta situación, estaré cada vez más tranquilo y seguro de mi mismo”.

Una vez que la ansiedad disminuya valorar como positiva su acción en nuestro rendimiento. “Esta tensión me mantiene activo, alerta, consciente…”

Con tensión o sin ella, no renunciar a hacer las cosas que tienes que hacer, porque así lo has decidido. Las conductas de evitación enquistan y cronifican los síntomas.

Poner empeño en nuestras fortalezas para minimizar nuestras debilidades (quizás no tenga destreza hablando, pero sí demostrando, quizás no sea especialmente guapo, pero sí simpático y agradable, quizás no sea listo pero sí metódico y voluntarioso”)

No existe ninguna novedad, que pasado un tiempo, no deje de ser novedad. No hay ninguna tarea que, repetida en el tiempo, no se termine por mejorar. La ansiedad se terminará yendo por donde ha venido si sigo hacia delante.

Si los procesos de ansiedad se repiten muy a menudo, a pesar de que la situación deja de ser novedosa, hay que consultar con un especialista para revisar nuestro sistema de creencias, ver que las mantiene, aprender técnicas de relajación y control mental.

La ciencia está para eso, para hacer uso de ella cuando hace falta. Sensato es aquel que sabe pedir ayuda cuando está en disposición de ello.

GESTIÓN EMOCIONAL: CULPABILIZACIÓN VS. TOLERANCIA (parte 2/9)

2º FRENO: LA CULPABILIZACIÓN

Es fácil culpar a otros de las circunstancias en las que te encuentras: La gente, la empresa, la crisis, la sociedad, mi pareja…

Nos sentimos víctimas, presos de una situación que no deseamos e indefensos ante los mecanismos de solución. “La gente tiene que cambiar”, “el gobierno tiene que…”, “la empresa debe de…”,  “mi pareja me apoyaría si…”

culpa tolerancia

Pensar que los problemas que tengo son por culpa de otros me lleva a experimentar sentimientos de rabia e indefensión que me pueden llevar a la inactividad, es decir a no trabajar, a no poder hacer nada para salir de la situación, ya que no siento que dependa de mí la solución. 

Los grandes triunfadores de la historia de la humanidad han basado sus esfuerzos en lo que depende de ellos mismos. Y es a través de uno mismo como se cambia la Historia. Sólo los que esperan desesperan, y se quedan por el camino.

EMOCIÓN PALANCA: LA TOLERANCIA

“Todos cometemos errores”, “alguna vez no hemos estado a la altura de las circunstancias”, “detrás de buenas intenciones se han cometido muchas injusticias”, “yo me equivoco, los demás también y eso no los convierte en malas personas”

Es más cómodo sentir rabia hacia los demás que hacia nosotros mismos, pero a la larga es peor porque me alarga los periodos de insatisfacción, me hace sentir desconfianza y soledad. El ser humano no ha nacido para estar sólo. Siempre merece la pena probar de nuevo y dar otra oportunidad. Si te caíste y te has levantado, quiere decir que puedes hacerlo, no le tengas miedo entonces a recibir otra decepción.

Lo bueno y lo malo coexiste, si escojo evitar lo malo, impido disfrutar de lo bueno y finalmente me vuelvo a quedar con lo malo ¿no es ridículo?

Los sentimientos de culpabilización pueden superarse si soy capaz de repartir la responsabilidad entre lo que depende de mí, de otros y del puro azar, y a continuación me centro y me obligo a centrarme exclusivamente en lo que depende de mi para aumentar mis posibilidades de éxito.

“Para obtener resultados diferentes debo empezar por hacer cosas diferentes”, “sólo soy responsable de mi”, “en lo que depende de mí ¿qué puedo hacer para conseguir mis objetivos?”

GESTIÓN EMOCIONAL PARA EL CAMBIO PROFESIONAL (parte 1 de 9)

Ante la falta de oportunidades laborales, es posible que te hayan ofrecido trabajos como comisionista, dónde solo la autoconfianza, la capacidad de aprendizaje y tu determinación podrán “ganar la partida” a tu falta de experiencia.

El trabajo comercial de “venta directa” ha sido siempre observado en tiempos de crisis como una solución al desempleo ¿Por qué? Sencillamente porque este tipo de trabajo no tiene paro, no requiere estudios académicos, es compatible con cualquier otra actividad, no hay límite de edad o condición social y, encima, te permite ganar todo el dinero que seas capaz de conseguir a través de tu trabajo.

El trabajo comercial de “venta directa” es similar al estereotipo de “sueño Americano”, está lleno de ejemplos de personas humildes que llegan a crear grandes fortunas o alcanzar un inmenso poder o popularidad, todo gracias a su propio esfuerzo en una tierra que promete “oportunidades”; sin embargo, muchos quedan por el camino, ya que este tipo de sistema de venta exige gran fortaleza mental y capacidad de autosuperación.

1º FRENO: LA CULPA

 En el intento de determinar el por qué te encuentras:

1.- En una profesión distinta a la tuya.

2.- Sin dinero (recuerda que los resultados económicos suelen tardan en llegar debido a la inexperiencia)

Imagen

 Puede que pienses que has terminado “a la deriva” por tu mala cabeza o tu mala suerte.

Algunas personas piensan que están siendo castigadas por algunas actuaciones que han tenido en el pasado y repasan una y otra vez los errores laborales y personales de su vida.

EMOCIÓN PALANCA: LA DETERMINACIÓN

Los sentimientos de culpa pueden superarse tomando una actitud activa en la búsqueda de la solución al problema, planteándonos el “aquí y en adelante” y siendo positivos en la consecución de los pasos a seguir.

Si has llegado hasta aquí, es señal de que éste es el mejor sitio donde puedes estar ahora. Aprovecha la oportunidad que se te brinda. Tu pasado es pasado, el futuro siempre es incierto, el presente es lo único real que tienes y de cómo lo vivas se irá escribiendo el resto de tu historia. Tener la mente en el pasado o en el futuro es “perder la vida”. Hoy es el día más importante de tu vida.

Si de algo me arrepiento del pasado ¿qué otra cosa puedo hacer que perdonarme de una vez? Ningún arrepentimiento cambiará eso. Un principio Jurídico es que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito “¿Qué es aquello tan importante?” “¿No has finalizado los estudios?” “¿Has quebrado en algún proyecto anterior?”, “¿Tuviste algún desequilibrio emocional?” … “¿Cuántas veces te has juzgado por ello?”

No te preguntes por qué estas aquí, sino qué oportunidades te ofrece esta situación y cómo lo piensas aprovechar.

Un gran porcentaje de comerciales, por no decir la mayoría, llegan a esta profesión por casualidad, ya que no existe un camino trazado para llegar hasta aquí, no hay estudios formativos oficiales para ello. Si tú has llegado hasta aquí de casualidad, tan sólo significa que eres maravillosamente normal.

Lo pasado, pasado está. La culpa es un sentimiento estéril si no sirve como motor para el cambio, y si ya he cambiado, ya no necesito ese sentimiento más dentro de mí, ya ha cumplido su función, deséchalo.

“No te pre-ocupes, ocúpate”, “¿qué voy a hacer?”, “¿cuándo lo voy a hacer?”, “¿Qué recursos necesito?” “¿De qué recursos dispongo?”, “¿cuál es el siguiente paso? “Vamos, ¡Manos a la obra!”

L@S NIÑ@S VEN, L@S NIÑ@S HACEN: 13 Claves para favorecer la autoestima

¿Tu comportamiento es reflejo de aquello que deseas para tus hij@s? ¿Qué papel está jugando tu propia autoestima en tu manera de educar y en las expectativas que proyectas sobre ell@s?

Supongo que todos, en algún momento, nos podríamos atribuir la frase: “Haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga”. Es muy difícil ser coherentes en todo momento, y tampoco sería “real” ser perfectos cuando por definición ningún ser humano lo es.

En ocasiones, el mayor problema al que nos enfrentamos a la hora de educar, es nuestro propio desconocimiento acerca de nuestros miedos, preocupaciones, inseguridades, deseos,… y finalmente proyectamos en nuestros hij@s nuestros temores exigiéndoles aquello que ni siquiera nosotros mismos somos capaces de cumplir.

El juzgarse y rechazarse a sí mismo produce un enorme dolor. Sin cierta dosis de autoestima la vida puede resultar enormemente penosa.Difícilmente asumiremos retos en la vida, y podremos entregar un poco de ella a los demás, si no confiamos en nuestras propias capacidades. No hay conducta más egocéntrica que la de estar pendiente todo el día de los propios complejos.

Una de las misiones másbonitas e importantes que tenemos como educadores es ayudar a l@s jóvenes a desarrollar su propia personalidad, dejando aflorar lo mejor de sí mism@s, contribuyendo así a su bienestar emocional y a sus probabilidades de éxito en la vida.  

¿CÓMO PUEDES HACERLO?

1.      Decidles que les queréis (en 1ª persona y con frecuencia)

2.      Explicadles específicamente que cualidades os gustan de ell@s en el momento apropiado.

3.      Recalcad vuestro aprecio incondicional.

4.      Dadles a conocer la influencia positiva que han traído a vuestras vidas.

5.      Poneos habitualmente a su nivel físico e intelectual.

6.      Promoved en ell@s hábitos saludables.

7.      Nunca insultadles ni permitir que se autoinsulten. Hablad de conductas inapropiadas no de personas inapropiadas.

8.   No mostréis absoluta autosuficiencia, permitid a vuestros hij@s que os ayuden desarrollando sus mejores cualidades.

9.      Mostrar respeto hacia las cosas que hacen vuestr@s hij@s y demostradles que confiáis en su propia valía no interviniendo.

10.  Ofreced a vuestros hij@s “tiempo de calidad”, es decir dedicarles algún tiempo en el que les prestéis toda vuestra atención.

11.  Si tenéis varios hij@s, dedicadle a cada un@ un tiempo en función de sus necesidades por separado.

12.  Defended a vuestr@s hij@s y apoyadlos cuando se cometa con ell@s una injusticia.

13.  Cuidad vuestras palabras, no utilicéis contra ellos frases humillantes.

Además, permitidles que se conozcan a sí mism@s propiciándoles una atmósfera familiar de apertura a la negociación y al diálogo, donde puedan expresar sus sentimientos, donde se les permita asumir ciertos riesgos, afrontar situaciones conflictivas por sí mism@s, y en definitiva preparándoles para la independencia dándole a la separación progresiva de los propios progenitores con respecto a sus hij@s un carácter positivo.

El próximo domingo 2 de marzo, a las 12h., en la charla coloquio que tendrá lugar en la LUDOTECA DIVERTITECA de Rivas Vaciamadrid, desarrollaremos las ideas anteriormente comentadas para favorecer la autoestima de nuestros menores.

Os recordamos que el precio de entrada al acto será un litro de leche en favor de los niños y niñas de la Red de Recuperación de Alimentos de Rivas (RRAR). Inscripciones: www.ludotecadivertitecarivas.com

¡¡Os esperamos!!

Imagen

CUANDO EL “NO” SE CONVIERTE EN TU COMPAÑERO DE VIAJE, MÁS TE VALE AGUANTARLE Y QUE TE CAIGA SIMPÁTICO.

Esta semana he recibido unos cuantos “Noes”.

¿Me han cogido para el puesto de orientadora? NO

¿Tengo los requisitos para el puesto de coach del Ayuntamiento? NO

¿Vamos a comenzar los cursos de atención al cliente programados para este trimestre en Andalucía? NO

Fuente: Foto de Flickr por sochacki.info

Fuente: Foto de Flickr por sochacki.info

Podría parecer que todo se confabula en contra mía, pero si me pregunto ¿por qué no? Las respuestas que obtengo son:

-          Éramos muchas personas para una sola plaza. Que no me cogieran, entraba dentro de lo posible.

-          No reúno los requisitos para ese puesto en particular porque es un proyecto de alcance internacional y piden el dominio de varios idiomas.

-          No podemos hacer los cursos que teníamos programados, porque ha salido una orden que permite la certificación de los empleados carentes de titulación superior y ahora la prioridad para la empresa es aprobar esos exámenes oficiales.

Un NO, no es equivalente a un NUNCA. Pueden ser también un: “no de orientadora pero sí de docente en algún otro proyecto (ahora que ya me conocen); podré presentarme otro año si mejoro los idiomas; o ahora no, pero quizás sí dentro de 6 meses”.

A nadie nos gusta recibir un NO por respuesta, de hecho, ese es uno de los principales motivos por los que las personas desempleadas de larga duración terminan por no buscar trabajo de forma activa, porque duele y mucho. De ahí que escuchemos frases:

DERROTISTAS:

Si no cogen a la gente que está más preparada, que es más joven, que tiene más experiencia, que es más guapa, etc…. cómo me van a coger a mí, es tontería intentarlo, ya lo hice demasiadas veces.

ADIVINAS:

Ese puesto ya está dado, no merece la pena ir, es una tomadura de pelo, a mí no me la dan. No tengo nada que hacer.

EXCUSATORIAS

Gano poco; está muy lejos;  lo que gano lo gasto en transporte y tiempo; el trabajo no tiene perspectivas de futuro; salgo muy tarde o viajo mucho, y eso no me permite atender a mi familia… mientras no acepte un trabajo, no podré fracasar en él.

La TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN, consiste en ser capaz de entender el NO como un medio para obtener el Sí.  En ese sentido, debemos de considerar el NO como:

·      Un medio de información. No ¿a qué exactamente?

·      Un modo de probar nuestra capacidad de persuasión. ¿Cómo de importante es ese requisito que no cumplimos frente al resto de cualidades que se plantean como beneficiosas?

·      Una oportunidad para desarrollar nuestro autoconocimiento. ¿Qué significa este NO para mi?

En conclusión, cuando vuelvas a recibir un NO, recuerda que:

Un “no” no quiere decir no necesariamente. Puede querer decir: ahora no, me gustaría pero no tengo dinero, tiempo… Conviene ofrecer información adicional.

Debes identificar cuando un NO significa cortar el tema y no insistir. Dejémonos la puerta abierta, quizás más adelante podamos persuadirle si le dejamos en paz ahora.

Prescinde de chantajes emocionales para obtener el sí. El oyente puede incluso aferrarse así más a su postura, o evitarte.

Repite la razón de la negativa, cuando ésta es absurda, seguida de una pausa de silencio. Posiblemente terminemos por desenmascarar el motivo real del NO.

No dramatices en exceso y hagas homenajes a tu derrota, la experiencia se construye con la acumulación de aciertos y errores. Unas veces toca ganar, y otras aprender.

¡Que paséis buena semana!

¿POR QUÉ LA MEJOR MANERA DE NO VERTER LA SOPA DEL PLATO, CUANDO LA LLEVAS A LA MESA, ES MIRAR AL FRENTE?

Estando en un buffet, me disponía a llevar el plato de sopa a la mesa, caminaba despacito, mirando el plato y haciendo equilibrios para que no se derramara ni una gota. Entonces, una camarera me dijo: “No mires al plato, mira al frente o se te caerá”.  Desde entonces, soy la “experta transporta-sopas” de mi casa.

Los equilibristas que caminan por una cuerda floja también lo hacen mirando al frente y llevan un gran palo en las dos manos intentando mantenerlo recto. Algunos se atreven incluso a hacerlo montados en bicicleta, como es el caso de Nik Wallenda (2008)

cuerda floja

¿Tendrá esto alguna similitud con la posibilidad de mantener el equilibrio emocional en la vida?

El desequilibrio provoca malestar y enfermedad. Algunos expertos sostienen que el 80-90% de las enfermedades físicas son inducidas por la mente y las emociones.

Algunas personas buscan el equilibrio emocional en la meditación, otros en la amistad, algunos en la alimentación y el deporte sano, otros en su Fe. Donde todos sabemos que perdemos el equilibrio es en las situaciones de estrés y depresión.

Cuando pregunto a los alumn@s cuál creen que es el mayor tesoro que tienen en sus vidas, lo que más temerían perder y con lo que más disfrutan también, muchos contestan: la salud, mis hijos, mi pareja, mis padres, mi casa, mi trabajo,… siendo así, mirarán “su sopa” con la intención de no derramarla, pero quizás por eso mismo, pierdan el equilibrio que necesitan para mantenerla en el plato.

¿Qué dimensiones deberíamos atender para mantenernos en perfecto equilibrio?  

Os propongo 4: física, mental, socioemocional y espiritual; y un momento perfecto para comenzar a cuidarnos, de ahora y en adelante.

  1. Cuida tu cuerpo de forma saludable: aseo, alimentación, descanso, dieta, imagen, …
  2. Cuida tu mente: lee, conversa, reflexiona, aprende, emprende proyectos, …
  3. Cuida tu vida social: empatiza, colabora, negocia, comunícate, expresa cariño…
  4. Cuida tu dimensión espiritual: encuentra significado a tu vida, contribuyendo al desarrollo de tu entorno y de las personas.

No busques la perfección, tan solo comprométete cada día en cuidar con un gesto cada una de las cuatro dimensiones, y hazlo de manera consciente.  

Es mucho más fácil de lo que parece. Por ejemplo: date una ducha, toma una fruta junto a tu desayuno habitual, sube las escaleras del metro andando, lee un artículo, conversa con alguien nuevo, mira las nubes con atención y recicla los desperdicios de hoy. Y mañana… otro plan equilibrado.

Aprender a cuidarse uno mismo significa ad­quirir el hábito de ejercitar estas cuatro dimensiones de nuestra naturaleza de forma equilibrada, sabia, consistente y regular, día tras día.

Como diría mi amigo Ramón, lo importante no es si ya sabes que te convendría, sino si lo vas a hacer ¡Cuento contigo para hacer este mundo mejor!

QUIERO PARECERME MÁS A UNA “TOMTOMA” QUE A UNA LISTILLA

Parece que mi relación con los coches dirige últimamente mi inspiración. Es curioso, pero seguro que no casual.

Durante tres días he viajado por Portugal, concretamente por Oporto, Guimarães y Braga, preciosos lugares que he podido conocer gracias a mi GPS.  Como ya comenté en mi post anterior, no me oriento con facilidad, y esta útil herramienta, me ha permitido explorar capacidades nuevas y ventajosas para mí.

Guimaraes

Mientras recorría Portugal caí en la cuenta de algo obvio sobre lo que nunca había reflexionado antes, mi Tomtom no me regaña nunca por equivocarme.

Cuando no sigo las instrucciones del GPS, éste tan sólo me reconduce de nuevo hacia mi objetivo desde el punto en el que me encuentro y sin reproches de ningún tipo.

Te imaginas que tu GPS te dijera: “¿es que no me has escuchado antes?, ¿para qué te metes por ahí?, ¿no ves que ya hemos pasado tres veces por el mismo sitio?, ¡qué torpe eres, por no hacerme caso, ahora tardarás 10 minutos más y gastarás gasolina!”, ¿le pedirías ayuda tan a menudo y estarías tan relajado al volante?

El GPS te avisa además de los radares, de las direcciones prohibidas, de los peajes, de los puntos de interés, etc.  Vela por ti en todo momento, aunque a veces, también se confunda.

Si mi GPS fuera una persona y tuviera emociones y sentimientos, me habría sido mucho menos útil. Me habría sentido culpable por hacerle trabajar más, me habría sentido humillada al tener que reconocer mi incompetencia, me habría sentido frustrada al preguntarle tantas veces por una misma dirección al ser incapaz de recordar el camino.

Imagino que algunos/as pensaréis: sí, pero el GPS te impide desarrollar tu inteligencia espacial porque te facilita el camino demasiado, mi pregunta es: ¿cuál es mi objetivo: desarrollar mi inteligencia espacial o llegar a mi destino? Dependiendo del objetivo, su utilización será más o menos adecuada. En  eso, estoy de acuerdo.

¿Cuál es tu objetivo en la vida, llegar a destino o recorrer carreteras? ¿Te gustaría tener un GPS que te ayudara a elegir entre los distintos caminos que pueden llevarte a tu destino?

Busca en tu coach, terapeuta, profesor, entrenador, asesor, compañero de viaje, mentor, o como quieras llamar a la figura que te facilita el camino hacia tu objetivo, a una persona que:

·         Esté cualificada profesionalmente

·         Ofrezca un clima de apertura, respeto y apoyo incondicional.

·         No te trate como si estuvieras enfermo o fueras tonto.

·         Esté dispuesta a decirte lo que siente y piensa.

·         Admita sus limitaciones y no pretenda dar respuesta a lo que no sabe.

·         Fomenta en ti la autoconfianza que necesitas para arriesgarte en cada paso.

·         Te anima a tener opiniones distintas, a debatir creencias y opiniones.

·         Actúa como asesor, facilitador, guía, pero “no como director de tu vida”, sino más bien, te hace observar aquellos hechos que pasas por alto.

·         Está dispuesto a involucrarse más allá de lo estrictamente necesario, si ello contribuye en tu beneficio y es necesario.

·         Las cosas que te dice tienen sentido para ti

En mi opinión, si se dan estas circunstancias, entonces es la persona que te va a ayudar en tu crecimiento personal. Pero recuerda:

  1. Tú, y solo tú, dices dónde quieres ir.
  2. Tú, y sólo tú conduces el vehículo que te lleva a destino.
  3. Tú, y sólo tú, decides cuando conectar o desconectar el GPS, para qué utilizarlo y para qué no.

Si me necesitas, llegaré acompañada de mi GPS hasta el lugar en el que te encuentres, para recorrer juntos un camino mucho más largo, aquel al que siempre has querido llegar.

“COMO AUTOLIDERÉ MI VICTORIA FRENTE AL MIEDO”. ESTA ES MI HISTORIA, ¿CUÁL ES LA TUYA?

Me saque el permiso de conducir a los 38 años, justo cuando pasaba un momento personal duro que tenía que aceptar y en el que yo no podía influir mucho. NECESITABA UNA VICTORIA PERSONAL que me compensara de aquello, UN RETO. (Nota: Si no tienes ganas de saber los detalles pasa al resumen numerado del final)

¿POR QUÉ NO LO HICE ANTES? Me daba miedo conducir y estaba convencida de que aunque me sacara el carné nunca lo utilizaría después por miedo a perderme, al ridículo o a hacer daño a otros. Mi amor propio me impedía que eso sucediera y prefería evitarlo.

Imagen Sigue leyendo

¡QUIERO UNA VIDA SIN PROBLEMAS! ¿ACASO PUEDES ELEGIR?

Coach: ¿Qué sería de tu vida sin problemas de ninguna clase?

Coachee: “¡¡Una gozada!! ¿Dónde tengo que firmar para que me den una vida así? Yo quiero, quiero…sí, sí, ahora mismo, quiero una vida sin ningún tipo de problemas”.

Coach: ¿Querrías eso mismo para tus hijos?

Coachee: “Sí, sí, una vida estupenda y satisfactoria para ellos, sin dolor, sin preocupaciones, sin amargura, ¿dónde hay que firmar?”

Coach: ¿Cuándo he dicho yo que es lo mismo tener una vida sin problemas con una vida satisfactoria?

Coachee: Se supone que si tienes una vida sin problemas, será satisfactoria ¿o no?

Coach: ¿Supones o estás seguro de qué es así?

¿Revisamos tus creencias?

revisate

Tus creencias están condicionando tu vida presente. ¿Qué consecuencias tiene asociar problemas con infelicidad?

-          – Si tengo un problema de algún tipo quiere decir que tengo una preocupación y eso me impide ser feliz.

-         -  Si alguien que quiero tiene un problema, significa que a mí me afecta, luego yo tampoco puedo ser feliz.

-          – Si en el mundo existen los problemas, el mundo no es un lugar para poder ser feliz.

¿Y si los problemas fueran simplemente circunstancias naturales e inevitables de la vida que nos permiten conocernos?

- Si tengo un problema, tengo la oportunidad de conocer el alcance de mis habilidades actuales para hacerlo frente, me da información sobre mí mismo, y sobre los demás, sobre lo que soy y sobre mi potencia

- Si alguien que quiero tiene un problema, le da la oportunidad de conocerse también, y del mismo modo a mí, en relación a lo que me hace pensar y sentir esa situación.

-  Si en el mundo existen los problemas, nos da la oportunidad de conocer la capacidad humana para permitir que existan, se mantengan o desaparezcan como tales.

¿Es el autoconocimiento sufrimiento?… ¿Por qué habría de serlo?

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” (Gautama Buda)

La persona que se conoce a sí misma, disfruta de algunas ventajas:

-         -  Conoce sus puntos fuertes y débiles.

-          – Puede utilizar estrategias o planes de acción para conseguir sus propósitos porque sabe el alcance de sus posibilidades.

-          – Puesto que se descubre mejorando, sabe que ni él mismo sabe de lo que puede llegar a ser capaz.

-          – Piensa:

o   “Si no sé de qué puedo ser capaz, puedo intentarlo”

o   “Si puedo intentarlo, puedo lograrlo”

o   “Si lo logro, siento orgullo de mí mismo. Me doy cuenta de que esto no es el final, es el principio de muchos otros logros.” 

-          – Su autoconfianza crece con su autoconocimiento y autoestima.

¿De qué serías capaz si tuvieras mayor autoconfianza? ¿Podrías llegar a esa autoconfianza sin haber tenido nunca problemas?

¿Es la satisfacción una sensación relacionada con la necesidad cubierta o con la no necesidad?

¿Puede existir placer sin necesidad?

¿Quieres una vida sin problemas? Eso no es posible.

Ya que los tienes… vívelos de otro modo. Los problemas son naturales, inevitables, necesarios y muy posiblemente la entrada para muchas satisfacciones que te esperan en la vida.

Saludos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 343 seguidores